El Déficit Atencional de predominio Inatentivo: Algo que hace sufrir.


El déficit atencional de predominio inatentiivo: una condición que hace sufrir

El trastorno por déficit atencional hiperactivo impulsivo (TDAHI) es un cuadro del neurodesarrollo, cuyos síntomas tal como se señalan son: dificultad atencional, hiperactividad o inquietud motora (de movimientos) e impulsividad (correspondiente a la brecha que existe entre el pensar y el actuar).


Estos tres sub – tipos se producen ya que no siempre se dan los tres síntomas en la misma intensidad. En algunos puede predominar la dificultad de atención más que la inquietud y la impulsividad, en otros predomina más la inquietud e impulsividad por sobre la dificultad de atención, y en otros pueden darse los tres síntomas en la misma intensidad. Desde la combinación e intensidad de dichos síntomas se describirán 3 sub – tipos de TDAHI: el de “predominio inatentivo”, el de “predominio hiperactivo – impulsivo” y el “tipo combinado”. Cabe señalar que el sub – tipo “hiperactivo – impulsivo”, se observa más en niños pequeños pero con la edad aparece poco a poco (o se hace más evidente) la dificultad atencional.

Los diferentes sub-tipos tendrán características expresiones sintomáticas diferentes.

El tipo Combinado

Los síntomas están dirigidos hacia afuera, es decir, se expresa el ambiente; más perturbadores e impulsivos; serían más irritables, explosivos, frustrables, agresivos, más rechazados; más inmaduros e irresponsables; autoestima más baja y con comorbilidades relacionadas a lo conductual; diagnóstico precoz; más posibilidad de tratamiento;

El tipo Inatentivo

Dirigido hacia dentro; menos perturbador y más tranquilos; mas ansiosos, nerviosos, se angustian con más facilidad, ausentes, distraídos, pasivos, letárgicos, «soñadores», grandes procrastinadores; diagnóstico más tardío; menor posibilidad de tratamiento.

Dificultad Atencional

Se pueden comprometer varios aspectos de la atención como los que se describen a continuación:

Atención sostenida

Mantener la atención por tiempo prolongado sin fatigarse o distraerse tanto por estímulos externos como internos relacionados con sus propios pensamientos o imaginación (por ejemplo, no pueden prestar atención a la pizarra por el ruido de compañeros o pensando en el recreo o en el que harán). Se distraen, se acuerdan que tienen que poner atención y luego vuelven a distraerse, o se dicen “me estoy por fin concentrado”, y al pensar en ello ya perdieron el hilo de la clase.


En la televisión o computador puede permanecer porque es muy dinámico y cambiante el estímulo visual, es decir, nunca es el mismo.

Atención dividida

Dificultad para atender a dos focos diferentes al mismo tiempo con la misma calidad. Por ejemplo, copian o ponen atención a lo que dicta el profesor, pero tomar apuntes y entender lo que está anotando resulta dificultoso; atender a dos personas que conversan al mismo tiempo resulta complejo; o cuando suena el celular y se estaba hablando con alguien, al cortar el teléfono focalizan más la atención en el celular que en lo que estaban hablando.

Atención selectiva y baja tolerancia a la interferencia del medio

Capacidad de seleccionar un sólo estímulo y desechar todo el resto. Es muy fácil que los ruidos le saquen del foco atencional, y muchos prefieren estudiar con música o tv prendida pues al menos es un solo ruido basal y no múltiples ruidos diferentes. También al distraerse con facilidad pierden las cosas, cometen errores por descuido o cometen una y otra vez los mismos errores.



Elaboración superficial de la información

Mira pero no observa, oye pero no escucha. Por ejemplo, leen y tienen que volver a atrás pues avanzó sin atender en profundidad lo que estaba leyendo, también cometen errores por no estar alerta, pueden mirar la hora y la vuelven a mirar pues no procesaron ni interiorizaron que hora es, o leen una palabra que no es (pensar que decía mareos y decía marido); y es típico que cuando se les da una orden van – por ejemplo - “a la cocina” y gritan ¿qué me pediste?.


Compromiso de la memoria de trabajo

Se puede olvidar rápido de lo que acaba de hacer (que cenaron la noche antes, que materia están pasando en clases), les cuesta retener información (olvida muy rápidamente las indicaciones dadas, cuando se les dicta un teléfono recuerdan los tres primeros números), dificultad para evocar información (¿cómo se llamaba esta persona? … y dan una serie de características de dicha persona sin poder recordar el nombre).

Muchas veces la inteligencia del paciente puede hacer que muchas veces la dificultad de atención pase desapercibida hasta cursos más avanzados, en que el “nivel intelectual más las horas dedicadas al estudio”, no logran compensar la exigencia académica disminuyendo su rendimiento progresivamente en la medida que avanza de curso. Por su parte, al no concentrarse y al no rendir, termina desmoralizándose o desmotivándose dejando para el último lugar los estudios.